Arroz con sepietas

Las sepietas, para mí, fueron un descubrimiento, hace 2 o 3 veranos en la playa de Gandía, nos las pusieron en varias ocasiones y guisadas de diferentes maneras, muy ricas; sólo tenían un defecto: que me daban la impresión de no estar limpias, y eso me echaba un poco para atrás. Se excusaban diciendo que se guisaban de esa forma porque de lo contrario perdían su encanto. Paparruchas, limpitas están mejor. 

Ingredientes para 4 personas:

  • 2 paquetes de sepietas congeladas, yo las compro en Mercadona y salen bastante bien de todo
  • 400 Grs. de arroz redondo
  • 200 gramos de gambas
  • 1 cucharada de tomate frito
  • 1 litro de caldo de pescado, o un fumé que tengamos hecho en casa
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 cebolla, 1 ajo, perejil, 1 hoja de laurel y sal

Elaboración:

Quitamos las cabezas a las gambas y las ponemos (las cabeza) en un cacito con un fondo de aceite, las freímos y aplastamos bien para que suelten todo el jugo, echamos un vasito de vino blanco, dejamos evaporar el alcohol y añadimos 1 vaso de agua, dejamos reducir, colamos y reservamos.

Limpiamos a conciencia las sepietas y reservamos junto con las gambas ya peladas

Picamos la cebolla y el ajo, lo ponemos a pochar en el recipiente donde vayamos a hacer el arroz, echamos la hoja de laurel y dejamos rehogar todo junto. Añadimos 1 cucharada de tomate frito, mezclamos todo bien y dejamos cocer unos minutos todo junto

Secamos y salpimentamos las sepietas, las incorporamos al guiso, y al momento echamos el caldo de pescado, el doble más un poquito de la cantidad de arroz que vayamos a utilizar.

Cuando hierva echamos el arroz repartido por la cazuela, así como el fondo de cabezas que habíamos hecho al principio, removemos ligeramente la cazuela sobre el fuego, sin utilizar cuchara.

Repartimos las gambas por encima y con el calor que queda se acaban de hacer sin que queden secas e insípidas.

Pasados 15 minutos probamos cómo va el arroz, rectificamos de sal y si se nos ha quedado demasiado seco, añadimos un poco de caldo, muy poco a poco, hasta que coja el punto deseado, lo tapamos y dejamos así 5 minutos más. A mí esto me da buen resultado, pero como todo, es cuestión de práctica.

Sugerencias útiles:

Es un poco complicadillo cogerle el punto al arroz, pero con el tiempo y práctica, al final todos lo conseguimos.

Para mí, aparte de lo anterior, lo fundamental en el arroz es que el caldo base sea muy sabroso, no salado, sabroso, pues el arroz de todos es conocido que es sosito y encima nos roba los sabores.

En todos los puntos se me ha olvidado la sal, bueno no hay que olvidarla, mejor aún, es necesario poner sal al guiso.

Un poco de salsa alioli o mayonesa servida a parte no le va mal.

Aquí se aprovecha todo:

Ni que decir tiene que, si nos ha sobrado un poco de arroz, con algún tropezón, lo podemos poner, con muy poco trabajo, como una tapita al día siguiente, sólo necesitará un platito mono y algún adorno.

Pero mi último descubrimiento han sido unos pimientos del piquillo rellenos, claro tuve que añadir un picadillo de jamón y por encima las salsita para pimientos y al horno con grill 180º durante 8 minutos. Claro que los restos sólo me dieron para 6 pimientos, pero SUBLIMES. ¿Está mal que yo lo diga?