Huevos rellenos de invierno 

Los huevos rellenos, junto con las "albóndigas amarillas", fueron de lo primero que aprendí a cocinar y, por supuesto, es receta de mi madre, me traen muchos recuerdos y me remontan a mis 15/16 años, cuando yo me sentía importante entre mis amigas porque "sabía guisar".

Y en mi casa somos tan originales, que tenemos unos para invierno y otros para verano, aunque yo los hago indistintamente y dependiendo de las ganas que tenga de entrar en la cocina. 

Ingredientes para 4 personas:

  • 8 huevos 
  • 150 grs. aproximadamente, de chorizo de buena calidad lo más picado posible
  • 1 taza de desayuno de migas de pan, mojadas en leche
  • ½ cebolla, 1 diente de ajo, 1 ramita de perejil
  • 5 o 6 granos de pimienta negra
  • 1 ralladura de nuez moscada
  • Leche para mojar el pan
  • 1 copita de vino blanco o cerveza
  • Harina, aceite, 1 cubito de caldo de pollo, agua y sal.

Elaboración:

Cocer los huevos 10 minutos y dejarlos enfriar

Poner a remojar en leche la miga de pan del día anterior, esto mi madre lo hacía para aprovechar el pan que sobraba, pero se puede hacer con pan del día, e incluso con pan de molde. Benditas madres, que forma de aprovechar todo y hacer platos riquísimos

Picar el chorizo lo más pequeño posible, (busquemos un chorizo de buena calidad y que tenga poca grasa, con esto evitaremos las repeticiones).

Partimos los huevos a lo largo, sacamos las yemas y las vamos dejando en un plato, machacándolas con un tenedor, escurrimos la miga de pan (no demasiado) y la mezclamos con las yemas, y con el chorizo picadito, hacemos tantas bolitas como medios huevos tengamos, en este caso serían 16 y las vamos poniendo dentro de cada huevo, les damos forma para que parezca un huevo completo, los rebozamos en harina y los freímos muy poco, que se doren ligeramente por el lado del relleno, los sacamos del aceite y los dejamos escurriendo en papel de cocina, hasta que tengamos la salsa.

La salsa:

En una cazuela baja, donde quepan todos los huevos, ponemos 3 cucharadas de aceite, que puede ser del mismo en el que los hemos frito, previamente colado, picamos cebolla a nuestro gusto y la ponemos a pochar a fuego medio bajo para que no se queme.

En el mortero ponemos el ajo, el perejil y los granos de pimienta, lo machacamos todo bien y lo mezclamos con el vino o la cerveza, lo que hayamos elegido.

Una vez pochada la cebolla, le añadimos una cucharada de harina y la dejamos cocinar para que no sepa a cruda, incorporamos el majado del mortero y 1 o 2 tazas de agua más la pastilla de caldo, dejar cocer unos minutos y colocar dentro los huevos para que cuezan un rato todo junto, añadir la leche que haya sobrado de escurrir los huevos, la nuez moscada y un poco de condimento amarillo, para que quede más bonito.

Después de 3 o cuatro minutos cociendo todo junto lo sacamos a una fuente de servir, podemos acompañarlo de unas patatas fritas, arroz blanco o cualquier otra guarnición, estas son las que más nos gustan a nosotros

Nota.- Por supuesto que podemos rellenar los huevos de lo que se nos ocurra, paté, jamón bonito, carne picada, etc., sólo hay que tener en cuenta que los ingredientes crudos, previamente hay que cocinarlos; no obstante, si tenéis otras formas de hacerlos, espero sugerencias.

Huevos rellenos de verano

¿Quién no ha comido en algún momento unos huevos fresquitos, crujientes y que dan poco trabajo? Pues estos son nuestros huevos rellenos de verano. Generalmente de atún o cangrejo, pero aquí no se tira nada, si ha sobrado un poco de merluza, o unos mejillones, pollo, etc. El secreto de estos huevos está en el crujiente, que conseguimos con un poco de lechuga bien fresquita. 

Ingredientes pa 4 personas

  • 8 huevos cocidos
  • 4 cucharadas de atún o del relleno en cuestión
  • 2 hojas de lechuga para el relleno
  • lechuga para el fondo de la fuente.
  • mayonesa o salsa rosa
  • sal

Tiempo de elaboración: 30 minutos

Elaboración:

Cocemos los huevos a partir de agua fría no mas de 10 minutos y los dejamos 5 minutos más dentro del agua caliente.

Pelamos los huevos longitudinalmente, sacamos las yemas y las aplastamos con un tenedor.

Mezclamos el atún o el relleno elegido con las yemas, la lechuga en juliana y la mayonesa, no hay una cantidad exacta, tiene que ser una mezcla compacta. Reservamos.

Picamos la lechuga en juliana para mezclar con el relleno y esperamos hasta el último momento, para que no se ponga lacia.

Hacemos un lecho en la base de la fuente de servir con mas lechuga, que partiremos a nuestro gusto, a mi me gusta sazonarla con un poco de sal.

Rellenamos los huevos con la mezcla anterior, sin olvidar la lechuga, y los vamos colocando en esta fuente, adornamos con aceituna, tomate cherry o lo que se nos ocurra y lo podemos, o no, tapar con la salsa mayonesa.

Huevos rellenos al horno

También son estos unos huevos para invierno, pero no son los de la familia, no tienen esa solera, pero yo recomiendo: antes de opinar probádlos.  

Ingredientes para cuatro personas:

  • 8 huevos
  • 300 grs. de atún en aceite
  • 4 anchoas
  • ½ litro de bechamel
  • ½ litro de salsa de tomate
  • 100 grs. de queso rallado

Elaboración:

Precalentar el horno con grill a 180º.

Cocer los huevos durante 10 minutos, enfriarlos, pelarlos y partirlos a lo largo. Sacar las yemas y reservarlas en un bol.

Mezclar la bechamel con el tomate.

Cogemos 4 anchoas, las lavamos para quitarlas el exceso de sal, las partimos en trozos muy pequeños y las ponemos en el bol.

Abrir las latas de atún (fácil ¿eh?) y poner su contenido, una vez escurrido, en el bol de las yemas. Con la ayuda de un tenedor desmenuzar yemas y atún y mezclarlo todo, junto con las anchoas, e incorporar dos cucharadas de la mezcla de salsas.

En una fuente para horno donde quepan todos los huevos extendemos unas cucharadas de las salsas, para que los huevos no se muevan, los colocamos encima y los vamos rellenando con la farsa anterior.

Ponemos a nuestro gusto la mezcla de bechamel y tomate por encima de los huevos y a continuación el queso rallado, metemos la fuente en el horno el tiempo suficiente para que se gratinen entre 8 y 10 minutos aproximadamente.

Sugerencias útiles

Yo no suelo cubrir totalmente los huevos con las salsas, pongo una cantidad de las mismas en cada huevo, pero eso es a gusto de cada uno.

En cuanto al queso para gratinar, utilizo el mismo que solemos comer: un manchego bien curado.

Huevos rellenos de champiñones y gambas

Ingredientes:

  • 9 huevos
  • 4 cebollas chalotas
  • 9 gambas
  • 4 champiñones
  • 1 ajo
  • nata para cocinar
  • Aceite, vinagre y sal

Elaboración:

Pelamos y quitamos las cabezas a las gambas, y ponemos éstas en una sartén con un poco de aceite, las sofreímos y aplastamos para que saquen bien el jugo que llevan dentro, reservamos este aceite, no importa que sea muy poco.

Cocemos 8 huevos durante 10 minutos, los pelamos, partimos longitudinalmente, sacamos las yemas y reservamos (Dejamos 1 huevo entero)

Limpiamos y partimos los champiñones muy menudos, partimos el ajo y las chalotas también muy menudos, ponemos una sartén al fuego con el aceite de las gambas y rehogamos todo junto durante unos minutos, cuando ya están casi rehogados, echamos las gambas partidas en trocitos pequeños, dejamos rehogar un momento todo junto y añadimos la nata, un poco de sal y pimienta recién molida.

Con ayuda de un tenedor aplastamos las yemas y las mezclamos con la farsa anterior.

Con el huevo que nos ha sobrado hacemos una salsa mayonesa, y ponemos un poco de la misma en el fondo de una fuente de servir, donde colocaremos los huevos, que rellenaremos con la mezcla anterior.

Sólo nos queda poner mayonesa a nuestro gusto sobre los huevos rellenos y espolvorear con un poco de pimentón picante.

Listos para comer.

En el fondo de la fuente puse un poco de ketchup, porque me parecía mas bonito, estaba rico pero fue sólo un adorno, por lo tanto, es opcional.

Sugerencias útiles:

La mayonesa puede ser de bote, incluso la podemos sustituir por una lactonesa: Poned el aceite, la leche, un poco de sal en el vaso de la minipimer (dos vaso de aceite por uno de leche), meter el brazo a fondo y batir hasta que se haga una crema compacta.

Huevos rellenos de espinacas y salsa aurora

La salsa aurora es una variedad de la salsa bechamel, a la que añadimos tomate frito o salsa de tomate. Así de fácil. Ahora os diré como la hago yo, que es sólo eso, mi forma de hacerla, de modo que complicaros la vida sólo lo justo. 

Ingredientes para 4 personas:

  • 8 huevos cocidos
  • 250 grs. de hojas de espinacas
  • 50 grs., de jamón muy picadito ( lo podéis hacer con bacón)
  • ½ cebolla en juliana
  • 1 diente de ajo, primero aplastado y luego picado.
  • 3 cucharadas de harina
  • 100 grs. aproximadamente, entre aceite y mantequilla a partes iguales
  • 1 litro de leche a temperatura ambiente
  • 2 taza grandes de "salsa de tomate" (en este caso la trituramos)

Elaboración:

Cocemos los huevos, los partimos por la mitad y les sacamos las yemas. Picamos la mitad de las yemas en trocitos pequeños y la otra mitad las dejamos enteras para poner un sombrerito a los huevos.

En un cazo ponemos a calentar agua con un poco de sal, cuando hierva, escaldamos las espinacas, no las dejamos cocer, las sacamos del agua, las colamos y las refrescamos con agua fría. Las reservamos.

Ponemos al fuego una sartén o un cazo con el aceite y la mantequilla y antes de que se caliente, añadimos el ajo muy picado y la cebolla, bajamos el fuego y que poche lentamente, añadimos el jamón y dejamos que se mezclen los sabores.

Cuando la cebolla está transparente añadimos la harina y la freímos, a continuación la leche poco a poco y sin dejar de remover. No será necesario echarla toda, debe quedarnos un poco más clara que para croquetas.

¿Tenemos ya hecha la "salsa de tomate"? Bien pues cogemos la misma cantidad de salsa de tomate que de bechamel (1 taza de desayuno aproximadamente) las mezclamos y tenemos nuestra salsa aurora para el fondo de la fuente. La reservamos o la ponemos directamente en la fuente donde vayamos a colocar los huevos, para que estos se sujeten.

En la sartén donde tenemos la bechamel, echamos salsa de tomate hasta que tenga un color bonito, a continuación echamos las espinacas y las yemas de huevo partidas, mezclamos todo bien un momento y dejamos que repose.

Colocamos los huevos sobre la salsa aurora de la fuente y con ayuda de una cucharilla los vamos rellenando con nuestras espinacas en salsa, los cubrimos con un sombrerito y si os gusta, sólo si os gusta, los espolvoreáis con queso rallado y al horno con ellos hasta que el queso esté doradito.

Sugerencias útiles:

Es fundamental que la salsa no quede demasiado espesa, para que resulten más ligeros.

Podéis cubrirlos completamente con la salsa aurora que os sobre, yo no lo hago porque en esta casa no gustan las salsas por encima y aquí se guisa para la familia.

Tampoco les pongo queso, somos muy queseros, pero nos gusta en tacos.

Si los cubrimos con la salsa bien caliente podemos eliminar el paso del horno. 

Huevos rellenos de mariscos

A veces, cuando hago un compra semanal o quincenal, cargo más de la cuenta y luego toca hacer particiones de un producto para distribuirlo en varios platos, bueno varios es mucho decir, un par de ellos es más exacto o a lo mejor tres, depende.

Porque, decidme ¿qué objeto tiene poner 1 kilo de langostinos en un aperitivo, si con tres o cuatro por persona tenemos bastante? Pues eso es lo que hago, contar las piezas y hacer una distribución de las mismas que me pueden hacer varios apaños. Estas cosas, los que ya llevamos un tiempo administrando una familia, las sabemos y no es necesario que venga la listilla de turno a recordároslo, pero los más jóvenes, con menos experiencia, seguro que agradecéis la sugerencia y si no, no pasa nada, ahí queda para por si acaso.

Ingredientes para 6 huevos (12 mitades)

  • 6 huevos
  • 6 gambones, 12 almejas
  • 1 lomito de merluza (o un cachete de rape)
  • ¼ de cebolla muy picada
  • 6 tomates muy maduros pelados y rallados
  • 2 cucharadas de harina
  • 1 vasito de vino blanco
  • 1 taza de caldo de pescado.
  • 3 cucharadas de nata para cocinar
  • Unas tiras de pimientos para adornar
  • Aceite, sal y pimienta de molinillo

Elaboración:

Limpiamos las almejas debajo del grifo, frotando unas con otras y las echamos en un bol con agua fría y sal al menos 30 minutos, para que suelten la tierra que puedan tener.

Cocemos los huevos 10 minutos, partiendo de agua fría, una vez cocidos los partimos por la mitad, retiramos las yemas y las reservamos.

Abrimos las almejas con un poco de vino o de cerveza, sacamos los bichos y reservamos junto con las yemas, reservamos el caldo.

Doramos los gambones y el lomito de merluza en un poco de aceite y sal, lo justo hasta que cambien de color, pelamos los gambones y junto con el pescado lo reservamos con las yemas y demás.

Colamos el caldo de las almejas y la salsita resultante de los gambones, lo mezclamos todo y reservamos.

Picamos la cebolla muy menuda y la pochamos en un poco de aceite, cuando esté transparente añadimos los tomates rallados, cuando los tomates hayan consumido su jugo, incorporamos la harina, una vez que esté bien frita (para que no deje sabor a crudo en nuestra salsa) añadimos el chupito de vino y dejamos que evapore el alcohol.

De la salsa resultante apartamos la mitad y con el resto preparamos el relleno de los huevos incorporando los gambones, almejas y merluza, todo ello partido a nuestro gusto, junto con las yemas bien desmenuzadas.

Partimos los huevos a lo largo y los vamos rellenando con la farsa anterior, deben quedar como una croqueta.

La salsa que hemos apartado la trituramos con ayuda de la minipimer y la colamos para que nos quede más fina, la devolvemos a la sartén y la ponemos nuevamente al fuego, cuando esté a punto de hervir añadimos la nata a nuestro gusto. La probamos y rectificamos si fuera necesario.

Extendemos la salsa en una fuente de horno, colocamos una base de salsa y encima los huevos rellenos. Como todo está cocinado no es necesario que cueza de nuevo en el horno, éste es sólo para dar a nuestro plato un golpe de calor antes de llevarlo a la mesa.

Sugerencias útiles:

Por lo extenso de la receta parece más complicada de lo que es, pero todo queda reducido a unos huevos rellenos con una salsa bechamel de tomate.

Huevos rellenos de gambas en ajoblanco

Estos son unos huevos ideales para el verano, porque se pueden dejar preparados en la nevera, y tomarlos fresquitos a la vuelta de la piscina. El ajoblanco debe de ser espeso, un tipo natillas. 

Ingredientes para 8 huevos:

  • 8 huevos
  • 200 grs. de gambas
  • 250 ml. de "Ajoblanco andaluz" espeso
  • Aceite, sal y pimienta de molinillo

Elaboración:

Lo primero que haremos será poner a cocer los huevos durante 10 minutos, partiendo de agua fría y contando a partir del momento en que rompen a hervir.

Preparamos el "ajoblanco andaluz" según la receta, o como tengáis por costumbre hacedlo, pero en esta ocasión, un poco más espeso de lo habitual, tampoco tiene que ser una pasta, sino algo cremoso que manejaremos con ayuda de una cuchara.

Ponemos al fuego una sartén grande, pincelada con un poco de aceite y echamos en el fondo un poco de sal gorda, dejamos que caliente a tope y echamos las gambas, las damos unas vueltas y en el momento que cambien de color fuera del fuego.

Pelamos las gambas y las partimos en trocitos a nuestro gusto, las mezclamos con el ajoblanco y las reservamos.

Partimos los huevos en mitades, sacamos las yemas, las aplastamos con ayuda de un tenedor y lo vamos incorporando a la mezcla anterior, hasta que veamos que tiene la consistencia que deseamos.

Con ayuda de una cucharilla vamos rellenando los huevos, los espolvoreamos con un poco de pimienta negra recién molida y los colocamos en la fuente de servir.

Ya tenemos nuestros huevos rellenos, el adorno como siempre corre de vuestra cuenta, que seguro será ideal.

Sugerencia útiles:

Si el ajoblanco procede de un aprovechamiento, lo podéis espesar triturando alguna almendra más y un poco de pan, aliñado con aceite y sal (el pan mojado y escurrido).

También lo podéis espesar con una cucharada de almendra molida, pero tened en cuenta que las yemas aplastadas os van a ayudar en este proceso.