Rape rebozado con salsa picante

Pixin lo llaman los asturianos y tienen un arte especial para hacer fritura con el mismo.

El rape es un pescado feo, pero elegante de sabor, se mire por donde se mire, si le damos a la imaginación y lo acompañamos con una salsa picante, puede ser un aperitivo y, alargando un poco las cantidades un segundo plato de lujo.

Nos podemos encontrar en el mercado con dos tipos de este pescado, el negro y el blanco, deben su nombre al color de una piel dentro de su barriga, que no es demasiado diferente, pero sí se nota sobre todo en el precio y a la hora de guisarlo.

El rape negro, cuya carne es igual de blanca que el blanco, es menos acuoso, lo que se nota al cocinarlo, pero también el que mengua menos. En Asturias a este rape blanco le llaman aguarón y no aprecian demasiado su carne. Los asturianos son gente de buen yantar.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 kilo de cola de rape negro, partida en medallones o en rodajas.
  • Harina para rebozar
  • Huevo para lo mismo
  • Aceite, sal y pimienta
  • 1 taza de salsa picante, la que os guste, yo usaré "salsa brava"

Elaboración:

Si hemos comprado el rape entero, así nos saldrá un poco más barato, pedimos al pescadero que nos separe la cabeza del lomo y con este nos hará medallones o rodajas a nuestro gusto. Guardamos la cabeza y la espina para hacer un caldo o nuestra "sopa de cabeza de congrio o de rape".

Lavamos y secamos con papel de cocina las tajadas y las aplastamos ligeramente, las salpimentamos y pasamos por harina, sacudiéndolas para que suelten el exceso que puedan tener, a continuación las pasamos por huevo y las freímos en aceite caliente a fuego medio, hasta que los veamos dorados por los bordes.

Una vez fritos los medallones los vamos sacando a un plato con un papel de cocina, para que absorba el exceso de grasa.

En una fuente de servir ponemos un fondo con la salsa elegida y encima vamos colocando los medallones de rape, sin cubrirlos con la salsa, si acaso sobre cada uno ponemos un poco de la misma. El resto de la salsa lo servimos aparte.

Sugerencias útiles:

Como ya he dicho un poco más arriba, es un pescado de sabor elegante, que no necesita nada para realzarlo, pero aún así hay quién junto con la sal le pone sal de ajo, eso al gusto de cada uno, yo no lo creo necesario. Tampoco utilizo el limón excepto, a veces, para adornar el plato.

Hasta aquí todo lo que ha dado de sí esta receta, que si la miráis bien no deja de ser un rape rebozado, o a la romana.